Últimas Noticias
  • No items

Riquelme tiene la pelota

En una jugada política, el presidente ameal esgrimió una oferta mejorada para el N° 10, que percibiría US$ 5.000.000 en cuatro años.

>br>

El desarrollo de cada capítulo cambia el actor protagónico de la novela, pero el desenlace es todavía un misterio. La renovación del contrato de Juan Román Riquelme con Boca sigue en curso, aunque la situación no hace más que generar tedio e incertidumbre. El presidente Jorge Amor Ameal, en conferencia de prensa, volvió a hacer trascender que tiene buenas intenciones para acordar el nuevo vínculo, por cuatro temporadas, como solicitó el N° 10. “Tuvimos una reunión con la mesa chica y le enviamos a Riquelme una nueva propuesta. El club hizo un esfuerzo muy importante, mejoramos la oferta y queremos que Román juegue en Boca”, esgrimió el titular xeneize, que con su contemporizador discurso ensayó una clara estrategia política, no cerró las puertas de la negociación y colocó la pelota del lado del futbolista.

Las últimas declaraciones del ídolo encendieron las alarmas y provocaron un fuerte rechazo entre quienes conducen el club. “Me ofrecieron algo que es para reírse”, lanzó el N° 10, en referencia a las condiciones contractuales que le proponía Boca. La ira del enganche se disparó después de que su representante, Daniel Bolotnicoff, le comentara las diferentes cláusulas que deseaban incluir los xeneizes para desembolsar alrededor de 5 millones de dólares. Riquelme debía ser parte de la imagen de Coca Cola, ya que el sponsor aportaría dinero para alcanzar la onerosa suma; Boca deseaba incluir el pase dentro de esa cifra; los xeneizes fijaban la cotización del dolar en 3,80 pesos, con la intención de no sufrir ningún desajuste económico en el caso de que la divisa estadounidense se disparara…

Después de las críticas públicas que ensayó Riquelme, los dirigentes decidieron actuar con rapidez. En la Bombonera se juntaron el presidente, el vicepresidente 1° José Beraldi, el tesorero Daniel Angelici, el protesorero José Manuel Requejo García y el vocal Juan José Etala para trazar la estrategia. El tenor de las palabras de Román determinó el disenso durante el cónclave, aunque Ameal deslizó que finalmente se logró la unidad deseada. “Algunas cosas molestan, seguramente. Pero hay que comprender que a veces se habla en el fragor de una charla, de una discusión. Nos reunimos con la mayoría de los miembros de la comisión directiva, hay que considerar que hay algunos están de viaje con el plantel, pero yo hablo con todos y todos queremos renovarle. Confío en que Román juegue en Boca; para nosotros Riquelme quiere jugar en Boca”, enfatizó el presidente, que desmintió que el tema haya desatado una interna política. Sin embargo, algunos dirigentes se evidenciaron sorprendidos, ya que mientras Ameal hablaba de una propuesta mejorada, ellos entendían que el ofrecimiento era similar al que se le realizó en los últimos días y que provocó el rechazo de Riquelme.

Para Ameal no existe plan B si Riquelme desecha el ofrecimiento. Tampoco se enseñó molesto por la dilación en la resolución del conflicto, que lleva un par de meses. Sí defendió la postura del club que, según su parecer, cuida la economía de la entidad. “Las cosas tan largas tienen un solo secreto: nosotros defendemos los intereses del club. Si dijéramos que sí fácilmente el club no estaría en las condiciones en que está hoy”, se jactó Ameal, aunque la institución lleva gastados 9 millones de dólares en incorporaciones y el último balance arrojó un déficit superior a los 8 millones de pesos. Un dato aleatorio, pero no menos importante: en noviembre de este año y en el mismo mes de 2011, Boca deberá pagar las dos cuotas restantes del pase de Riquelme a Villarreal. En total, serán 4 millones de euros. Esto se dispuso por escrito en el penúltimo balance aprobado en la asamblea de socios.

En la larga historia desglosada en capítulos participa también el DT Claudio Borghi que, desde Nueva Zelanda, opinó de la situación. “Riquelme tiene un representante y los dirigentes se encargarán de las negociaciones. Mi deseo es que vuelva. Pero el problema no es futbolístico. Es de money”, dijo el Bichi, que un par de días atrás sentenció que la renovación estaba prácticamente consensuada.

Negociar con Riquelme nunca fue sencillo. Alguna vez lo padeció Mauricio Macri; ahora lo sufre Ameal, que después de 15 minutos de exposición se retiró con una frase optimista. “Ojalá que tengamos otra conferencia para anunciar que Román sigue jugando en Boca”.

Nota de Alberto Cantore para LA NACION

Dejá tu comentario

About The Author

Seguime en twitter @lucianita

Related posts